Sin título

Group-73.png

Al final de cada jornada, cuando el vino sumergía al oscuro matrimonio en la pasión y el sueño, Patricio se separaba de su realidad. Fotografías de su infancia aparecían en su mente trayéndole consuelo a su amargo presente. Podía ver a su madre protegiéndolo de las calamidades del mundo mientras se veía a sí mismo en una etapa de mayor inocencia… Lo único que no había cambiado en él era la ferocidad de su mirada.

Duván Felipe Machuca

Microrrelato